La nostalgia por el papel en las facturas

A mediados del pasado siglo, un grupo de expertos ya comenzó a vaticinar el fin del papel en las empresas, a inminente desaparición de las facturas impresas y de los cientos y miles de documentos producidos en soporte físico cada día.

Hoy, en pleno 2017, y pese a los esfuerzos de empresas y Administración por seguir guiando los pasos hacia esa anhelada oficina sin papel, el 97% de las empresas españolas siguen imprimiendo en papel, según un reciente estudio de SERES. Poco o nada parece haber cambiado, entonces, a lo largo de todas estas décadas.

NOSTALGIA Y FALTA DE RECURSOS

De conservadoras murieron las empresas

¿Por qué seguimos presos de los documentos en papel pese a existir opciones más económicas, seguras y rápidas, fruto de la transformación digital? La razón, como sucede en muchos otros cambios de paradigma que no llegan a florecer, radica en el apego que muchas generaciones, no solo los más mayores del lugar, mantienen respecto al papel como soporte.

De acuerdo al mismo informe, el 35% de los encuestados reconocía que la nostalgia por el papel era la razón por la que seguía imprimiendo sus facturas en este formato, porcentaje que además sube respecto a 2014, cuando apenas el 26% de las empresas españolas admitía este hecho. Si a ello le unimos la sobrecarga de los departamentos de finanzas (que obliga a aplazar cualquier decisión estratégica, como afirma el 59% de las compañías), tenemos el caldo de cultivo perfecto para continuar con el legado del papel en el seno de las organizaciones.

IMPACTO MEDIOAMBIENTAL

Destrozar el planeta sin razón aparente

Las consecuencias de seguir usando el papel como soporte por defecto para los procesos empresariales no se limitan únicamente a la pérdida de eficiencia o la posibilidad de errores humanos en la custodia y gestión de esos documentos. Más allá de eso, hablamos de que, cada año, se emplean más de 115.000 millones de hojas de papel en entornos laborales, con un consumo promedio de 48 kilogramos de papel por cada persona del planeta.

Si tenemos en cuenta que el 35% de todos los árboles talados van destinados a satisfacer esta ingente demanda, los cálculos del impacto medioambiental que supone retrasar (o nunca implantar, como parece ser la tendencia) la oficina sin papel son más que evidentes.

 

¿Tienes Impagados ? No te preocupes consulta aquí y te enviaremos información de nuestros servicios : Contacto

Si deseas que implantemos nuestro sello de confianza en su factura consulta aquí la información : Contacto

Hacemos que tus impagados cobren vida .

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *